Es la terapia que asesora y ofrece los recursos necesarios para mejorar o mantener las habilidades, previa valoración de las capacidades y necesidades individuales del niño; a través de las adaptaciones requeridas en las tareas y el entorno (físico, personal y social), se busca conseguir la máxima autonomía y calidad de vida en las actividades de la vida diaria.

¿A QUIEN VA DIRIGIDO?

-A niños con retraso del desarrollo, alteraciones en el desarrollo motor fino y grueso, trastornos de coordinación.
– Dificultad del aprendizaje (también del juego y en actividades de la vida diaria).
-Parálisis cerebral, síndromes congénitos, síndrome de Down.
-Problemas de procesamiento sensorial .
– Trastornos del espectro autista, problemas que impidan la correcta participación social del niño (en la escuela…)